De carácter expansivo, Emanuel ha conseguido, con atrevimiento y descaro, ser uno de los grandes en la competida industria de Hollywood.

Es posible que no te suene el nombre de Ari Emanuel. Ni siquiera vagamente. Pero, casi con toda seguridad, has leído libros que se negociaron en sus oficinas, has visto películas de las que sus directores, sus actores o sus guionistas formaron parte. Si te gusta el deporte, es muy probable que hayas sido espectador televisivo de sus producciones. Hay más:  si te gusta la música o si te divierte la comedia, también con seguridad los tentáculos de Emanuel o sus empresas han intervenido para que pudieras disfrutar de alguna de sus estrellas.

Ari Emanuel

Si has visto la serie Entourage (El séquito), hay una agente agresivo e histriónico pero entrañable llamado Ari Gold interpretado por Jeremy Piven. Es la caricatura de Ari Emanuel que por aquel entonces, en el año 2004, ya empezaba a consolidarse como uno de los grandes agentes de Hollywood. El retrato cómico, pero con cariño (de hecho, el productor de la serie Mark Walhberg es uno de los clientes históricos de Emanuel) representa a un hombre decidido, extravagante y adrenalínico,  dispuesto a pelearse con quién sea para conseguir un buen contrato. Por lo que cuentan, el personaje se parece al verdadero Ari, quizás no tan excesivo, pero igual de lenguaraz y hasta temerario.

Ari Emanuel es hijo del Dr. Benjamin Emanuel, una pacifista convencido que luchó en la guerra árabe israelí de 1948 pero que llevó su arma descargada los 18 meses que estuvo en la contienda. Llegó a Estados Unidos con su título de pediatra, unos pocos dólares y sin hablar inglés (hablaba hebreo, francés e italiano). Aún así sus hijos han sido referentes en su país. Rahm Emanuel, hermano de Ari, fue Alcalde de Chicago y Jefe de Gabinete de la Casa Blanca con Barak Obama (e inspiró el personaje de Josh Lyman en El Ala Oeste de la Casa Blanca) y su hermano Ezekiel es un prestigioso oncólogo y un referente de la bioética. Ari, sin embargo, con síndrome de hiperactividad, y no especialmente brillante en los estudios, no parecía llamado a ser una figura tan destacada en la cultura americana.

Lo que sí tenía Ari era ambición y tenacidad. Empezó trabajando en una pequeña agencia de talentos en Nueva York y luego tras leer un artículo sobre Mike Ovitz, de la agencia más importante de Hollywood: CAA (Creative Artists Agency) y se trasladó a Los Ángeles a trabajar para él.  Tras pasar por otras agencias de renombre como ICM (International Creative Managment) montó Endeavor con un socio. Su ferocidad y motivación fueron un revulsivo en Hollywood. El mismo Ovitz dijo “Estos chicos están en todas partes”. La insistencia era una de sus armas para conseguir clientes. Como ejemplo, para conseguir contratar al agente de CAA, Patrick Whitesell, Ari Emanuel le llamó casi todos los días durante dos años. Al final se incorporó a la firma y con él actores como Matt Damon, Ben Affleck o Christian Bale. Era el nacimiento de un gigante.

Ari Emanuel se ganó una reputación de implacable en la escena de Hollywood (casi saca del tablero a Mel Gibson por sus desafortunadas declaraciones antisemitas) y todo el sector supo muy pronto que no se conformaría con ser uno más.

Ari EmanuelUnos años más tarde, Endeavor se fusionó con la centenaria agencia William Morris, mucho más grande que Endeavor y con una inmensa división literaria, pero Ari Emanuel se las arregló para que la fusión fuera más bien una absorción. David se comía a Goliat. Más adelante se quedaría con un monstruo de los deportes como IGM y con empresas de repercusión mundial como la UFC, promotora de los populares campeonatos de artes marciales. También la HWA que representa a los más distinguidos conferenciantes del mundo: ex presidentes de Estados Unidos, ganadores del premio Pulitzer, deportistas, periodistas, etc. Hoy Endeavor tiene más de 6,500 empleados.

Ari Emanuel with Dwayne JohnsonVolviendo al principio del artículo, si has leído a la Premio Nobel Alice Munro o a Tom Clancy, si has visto películas de Scorsese, Quentin Tarantino o Alfonso Cuarón, o interpretadas por Denzel Washington, Matthew McConaughey, o Ellen Page; si has escuchado lo nuevo de Adele o has vuelto a Notorious BIG, o te has reído con Steve Martin, Zach Galifianakis o Amy Schumer o, incluso, si has visto jugar a Selena Williams o Novak Djokovic, de algún modo, Ari Emanuel ha tenido algo que ver.