Nació en Kansas City (Misuri, EE.UU.), pero su familia pronto le llevó a Buenos Aires, de ahí su acento argentino. Psicólogo y psicoanalista, Joseph Knobel Freud es descendiente del padre del psicoanálisis, Sigmund Freud.

Dentro de la genealogía de Joseph Knobel Freud hay un bisabuelo, abuelo de la madre en este caso, que fue primo hermano del neurólogo austriaco. Es obligado, dada la profesión de este psicólogo y psicoanalista afincado en Barcelona, preguntarle si existe relación entre el pariente lejano y su vocación. “Sinceramente no, mi padre era un psiquiatra y psicoanalista muy conocido en Argentina”, explica, por lo que se deduce que Knobel disponía de un antecedente inspirador bien inmediato. La figura paterna, nada menos.

Precisamente esa figura -junto con la de la progenitora-, centra uno de los libros más conocidos de Knobel Freud: “El reto de ser padres” (Ediciones B, 2013). Un manual para padres y madres en apuros, con consejos y recomendaciones que tienen como finalidad afrontar conflictos diversos: desde el bajo rendimiento escolar a situaciones de separación o dependencia digital. Del excesivo tiempo que pasamos mirando pantallas, tanto adultos como menores, hablamos al final de la charla. “Las pantallas nos salvaron durante la pandemia”, admite. El problema es, según el psicólogo, la falta de límites, el control parental: “A los chicos se les regalan móviles llamados inteligentes, que en realidad no tienen nada de inteligentes…”.

Su especialización en la infancia y adolescencia parte de un trabajo desarrollado durante 35 años, 30 de ellos en la Escuela de Clínica Psicoanalítica con Niños y Adolescentes de Barcelona, de la que es miembro fundador. ¿Qué ha cambiado en tanto tiempo, en lo que a problemáticas psicológicas se refiere, en esas franjas de edad? “Niños y adolescentes están muy solos, sienten la falta de compañía y el desamparo, debido a las obligaciones sociales, por supuesto laborales, de los progenitores”.

Psicoanálisis e infancia

En este sentido, Knobel Freud, autor de libros como “Mi hijo es un adolescente” (Ediciones B, 2015), habla de la necesidad de aplicar la psicoterapia psicoanalítica a las familias, abriendo un diálogo entre generaciones para romper esa brecha existente entre unos y otros. Aunque también trabaja con adultos, la mayor parte de los pacientes de Joseph son críos. “Son sorprendentes, divertidos y, muchas veces, están más informados de lo que pasa en su familia de lo que los padres creen”, cuenta en el prólogo de citado “El reto de ser padres”.

Como profesional de la salud, Knobel Freud reivindica la labor de la psicología y el psicoanálisis. “La gente ha de tener menos miedo a la hora de consultarnos, es muy positivo contar con especialistas para saber cómo tratar a la infancia”, dice. Siempre desde un trabajo psicoanalítico como cura, solución de conflictos y síntomas, reducción de angustias y padeceres. “En muchas situaciones que atraviesan los niños les ayuda a posicionarse de otra manera frente a lo que les está pasando”, explica en su web, que recoge toda su actividad como psicólogo clínico y divulgador.

En cuanto a sus raíces judías, como ocurre con miembros de muchas comunidades, mantiene relación con diferentes puntos geográficos. Su profesión le mantiene muy ocupado, pero no deja de pensar en nuevas patologías y procesos relacionados con la alimentación, las adicciones, o los intentos de llamar la atención permanente… como temáticas que investigar de cara a futuros proyectos. “Como profesionales de la salud mental tenemos que estar ahí”, sentencia.