Recordando el Holocausto (#WeRemember)

“Entre el instante en el que un convoy de judíos destinados a la muerte mediante el gas pasaba el porche abovedado del edificio que se alza en el umbral de Birkenau -siniestro pájaro de muerte cuyas alas se desplegaban en torno a una boca de sombra- y aquel en que las enormes chimeneas cuadradas de los crematorios escupían las primeras volutas, transcurrían unas dos horas”

Claude Lanzmann
Extracto del Prefacio a “Tres años en una cámara de gas de Auschwitz”
de Filip Müller.

Claude Lanzmann, director de “Shoah” (1985) , el vasto documental sobre el exterminio judío, escribió estas palabras como preámbulo a las memorias de Filip Müller, miembro del comando especial -el tristemente célebre Sonderkommando- de Auschwitz, y por lo tanto “testigo directo durante casi tres años del aniquilamiento del pueblo judío de Europa”. La palabra y la memoria son esenciales en el Día Internacional de Conmemoración del Holocausto en la eterna batalla contra el olvido, que cada 27 de enero vuelve a ser actualidad. ¿Por qué en esa fecha, según decidió Naciones Unidas en 2005, y no en otra? El 27 de enero de 1945 fue el día en el que las tropas soviéticas liberaron Auschwitz-Birkenau, complejo de campos de concentración y exterminio nazis. Su simbolismo es evidente.

Campaña en redes sociales del WJC

Este año, de cara a la conmemoración, el Congreso Judío Mundial ( World Jewish Congress , en inglés) está animando a todo el mundo a utilizar en las redes sociales el hashtag #WeRemember . La campaña la completan, entre otros testimonios en su web, los de la superviviente de Auschwitz Colette Avital , que resalta “la importancia de la memoria y la importancia del respeto por la vida”. También puede escucharse a Shraga Milstein , quien sobrevivió a Buchenwald y Bergen-Belsen , y nos explica, solemne, lo que el recuerdo de la Shoah nos enseña: se puede llegar muy lejos con el solo hecho de considerar una comunidad de personas inferior a otra. “El Holocausto no empezó con las cámaras de gas, sino con la diferenciación entre seres humanos, viendo a unos como inferiores y a otros como superiores”. En poco más de dos minutos, Colette Avital y Shraga Milstein sintetizan la necesidad de seguir prestando atención a este día. En prácticamente el mismo tiempo que convoyes de judíos iban desde la recepción en el campo de concentración hasta la muerte.